“Si yo pinto a mi perro exactamente como es, tendré dos perros, pero no una obra de arte”.

Esta frase de Goethe refleja perfectamente el pensamiento de muchas personas, incluido algún profesional del mundo del Arte, acerca de ciertos tipos de pintura realista. Hace no mucho un galerista me comentaba que no le interesaba para nada la pintura de Antonio López, que para ver una reproducción exacta de la Gran Vía de Madrid, se iba allí y ya está. Este tipo de argumentos están directamente emparentados con el consabido “parece una foto” que espectadores de buena voluntad utilizan como piropo, o su hermano “para eso haces una foto”, que otros utilizan para todo lo contrario. Sinceramente creo que, en los tiempos que vivimos, un pintor realista que se precie debería al menos hacer una reflexión sobre estos espinosos asuntos.

Me gustaría empezar analizando la frase de Goethe, un genio literario de innegable inteligencia, que vivió a caballo entre los siglos XVIII y XIX. Goethe murió en 1832, así que no llegó a conocer las primeras fotografías que, pese a logros anteriores, no fueron hechas públicas hasta 1.839. Esto es interesante porque se ha difundido la idea de que la pintura, hasta el nacimiento de la fotografía, tenía como principal objetivo la reproducción fidedigna de la realidad, y que fue a partir del auge de aquella cuando tuvo que empezar a buscar otras vías más allá de la representación que justificaran su existencia. Según esta idea, con las técnicas fotográficas actuales, un Velázquez no tendría hoy razón de ser. Sin embargo, la frase de Goethe, y muchísimas otras de siglos anteriores en tratados de pintura, anecdotarios, etc., reflejan que la pintura tenía objetivos expresivos que iban más allá de la mera reproducción de la realidad, de hecho la pintura era ya un fin en si misma, era un arte. Esto es un hecho evidente, pero algunas mentes privilegiadas del arte “contemporáneo”, parecen olvidarlo con demasiada facilidad, o bien directamente ignorarlo. Así pues, la invención de la fotografía, que después de un tiempo de existencia, empezó a luchar para ser considerada un arte, no debería interferir tan radicalmente en la consideración de la validez de la pintura. Sí es cierto que algunas facetas de la plástica como el retrato pintado o el grabado al buril, fueron sustituidas en parte por la fotografía, más rápida y barata. Esto sólo revela que la gente que encargaba este tipo de retratos no tenía ninguna inquietud artística, sólo deseaba inmortalizar su imagen o la de sus seres queridos con una fiel reproducción. De todos modos, esto es algo habitual, lo nuevo parece apartar a veces determinadas tradiciones hasta que la gente comprende que cada cosa tiene su espacio, en este caso pintura y fotografía son dos medios de expresión con características y objetivos distintos. De hecho, la fotografía y la pintura figurativa se han influido mutuamente en las últimas décadas y eso no tiene porqué ser algo negativo, como pretenden algunos puristas, sino todo lo contrario, al menos en mi opinión.

Otro aspecto interesante de esta conflictiva relación es la utilización de la fotografía como modelo para la pintura realista; yo resumiría así mi punto de vista: la fotografía es un instrumento que puede servir de gran ayuda al pintor a la hora de plasmar su idea, pero si cuando tienes la foto delante no vas a aportarle nada traduciéndola a la pintura, entonces la fotografía es tu obra… y no pasa nada. Después de decir esto, parecería que estoy de acuerdo con la frase de Goethe; bueno… pues no. En primer lugar, una fotografía es ya una traducción, a través de unos determinados códigos, de la imagen real. Puede ser una obra de arte en sí misma, o un instrumento de trabajo en el caso de un pintor realista, pero no puede equipararse con el concepto de “realidad” al que alude Goethe. Sin embargo, si analizamos la frase en cuestión, debemos preguntarnos: ¿qué significa pintar a mi perro EXACTAMENTE como es? ¿Pintarlo en tres dimensiones, con colores que emanen luz, reproduciendo la imperfección microscópica de cada uno de sus pelos e incluso dándole la capacidad de moverse y no permanecer congelado en el tiempo? Obviamente la frase parte de un absurdo, ya que no podemos pintar un elemento de la naturaleza reproduciendo con absoluta exactitud lo que vemos. Debemos, pues, hacer una interpretación, un acercamiento a la realidad desde un punto de vista inevitablemente subjetivo. Entendiendo esto, podremos comprender que, incluso en aquellos pintores cuya finalidad parece reproducir con la mayor fidelidad posible lo que tienen delante, es su manera de acercarse a la realidad, de enfrentarla, lo que da valor a sus obras. Si miro un cuadro de Manuel Franquelo y luego otro de Antonio López, podré ver que, aún siendo pintores realistas de una meticulosidad extrema, ambos son atraídos por aspectos muy distintos de la realidad cotidiana, y utilizan técnicas y filosofías de trabajo absolutamente distintas para reflejar esa realidad, en consonancia con sus objetivos expresivos. Como consecuencia, pese a que ese acercamiento a lo real lo hacen ambos a través de los recursos que les ofrece la pintura, los resultados son radicalmente distintos. (¿Dónde está mi perro ahora?) Curiosamente, Franquelo también hace fotografías, y sus pinturas (cuando pintaba en color) se parecen a sus actuales fotografías y sus fotografías a sus pinturas.

Así pues, podríamos plantearnos que esto deja claro que la pintura o la fotografía, ( o el vídeo) no son más que medios a través de los cuales el artista se expresa; es realmente Franquelo y su manera de ver el mundo lo que subyace tras esas obras de arte, pictóricas o fotográficas. Así pues, por más que una pintura parezca servilmente fiel a la realidad, si hay un gran artista detrás, siempre será una visión subjetiva y única del mundo. La frase de Goethe, pues, extraída del contexto de su época y empleada como un ataque a la pintura realista como concepto, no tiene ningún sentido.

Miguel Ángel Moya – http://www.miguelangelmoya.com/

Anuncios

17 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ENRIQUE PITARCH dice:

    Me parece que la frase de Goethe esta muy bien planteada. La manera en que la retuerces para sacarla de contexto (“¿qué significa pintar a mi perro EXACTAMENTE como es? ¿Pintarlo en tres dimensiones, con colores que emanen luz, reproduciendo la imperfección microscópica de cada uno de sus pelos e incluso dándole la capacidad de moverse y no permanecer congelado en el tiempo?”) es una mera excusa para reafirmar tu posición frente al tema. Pintar una fotografía tal como es, lo único que aporta a la pintura es convertirla en artesanía. Que alguien con tiempo y destreza será capaz de hacer.
    Otro tema es la utilización de la fotografía como ayuda para la pintura por su propiedad de parar el tiempo. Pienso que si se quiere hacer una pintura hiperrealista por lo menos que esa pintura nos diga algo que la fotografia en la que se ha basado no diga. imagina poner un cuadro hiperrealista y al lado la fotografía con las mismas dimensiones, ¿qué me aporta cada uno? Lo mismo exactamente, solo que viendo el cuadro diré: “Joer, que destreza tiene el tio”.
    La pintura es algo más. Y creo que ese algo se esta perdiendo.

    Le gusta a 1 persona

    1. jacobo dice:

      Enrique, gracias por sacar algo interesante de este texto. Desde luego que pintar lo que hay en la foto es convertirla en artesanía; sin embargo no es lo único que aporta. Pudiera ser que por motivos culturales o perceptivos, entre otros, la pintura estimule la sensibilidad estética más que la fotografía modelo. Si a usted no le aporta nada un cuadro exacto de una foto no debería pensar que no aporta nada, siento decirle que es usted quien no ha sabido ver. de todas formas no sabe lo que busca, pues como el autor del artículo, no ha concretizado realmente un concepto de arte… “la pintura es algo más”… no puede esconder que no sabe qué es ese algo detrás de “ese algo se ha perdido”. Si descubre qué es ese algo, al fin podrá encontrarlo en todas las pinturas y en mucho más, pero me lo guardo, no quisiera arruinarle la diversión.

      Me gusta

      1. Velma dice:

        No encuentro en tu argumento elementos que evidencien error alguno en la frase de Goethe, es más, creo que ni siquiera entran en conflicto, estás dando una interpretación simplista y literal, un atrevimiento tratándose de Goethe. En mi opinión, el literato pretendía comunicar la idea de que toda obra de arte que se precie debe trascender al objeto o sujeto que la inspira, para crear el autor debe ser capaz de transferir mediante una serie de recursos técnicos su mundo interior, su yo.

        Me gusta

    2. wilman dice:

      Estoy totalmente de acuerdo.

      Me gusta

  2. Luis dice:

    No tendrás jamás dos perros. Tendrás una pintura y una obra de arte de la naturaleza, un ser vivo, un perro, ¿puede tu pintura darme lo que me da un perro?.

    Me gusta

  3. Miguel Ángel dice:

    En respuesta a Enrique Pitarch. Hola Enrique, soy el autor del texto. No sé si has leído el texto con atención, porque dices que saco de contexto la frase para defender mi postura, que según tú, es defender la validez de reproducir fielmente una fotografía como fin artístico. Precisamente no he descontextualizado, sino que he puesto la frase de Goethe en su contexto temporal para evitar que se relacione con la reproducción de una fotografía, que es ya una traducción de la realidad a través de unos determinados códigos. Por eso digo en el texto que es absurdo copiar una foto si la pintura no va a aportarle algo. Mi reflexión iba por la imposibilidad de reproducir la realidad ( no sé donde está el retorcimiento cuando es algo evidente), y la inevitabilidad de un punto de vista personal, además de la necesidad de utilizar un lenguaje, unos recursos pictóricos, para expresarla. Creo que el problema de fondo es que la gente ve pintura realista a través de Internet, generalmente en tamaños reducidos, y todo parece una foto, así que todo va al mismo saco. La gente cree haber visto un cuadro, pero sólo ha visto una foto del cuadro, así que tendría que ver la obra al natural para opinar sobre si el artista, partiendo del natural o la fotografía, ha conseguido expresar algo único a través del medio de la pintura.

    Le gusta a 1 persona

    1. jacobo dice:

      Su reflexión, Sr. Moya, es estéril y ñoña!Titular mal escogido, pues expresa una estupidez a demás de no expresar la opinión del autor; amago (casi rimbombante) de análisis profundo: rodea pero no aborda la cuestión conceptual de “arte”, que desenredaría la amalgama de obviedades e irrelevancias superficiales y chorras que lo atrapan a usted, acojonado por cagarla precisamente por no controlar el tema. Obvio lo de la influencia foto-pintura y viceversa; sin sentido lo de “la fotografía es tu obra”; discutir literalmente la máxima de Goethe es el absurdo, no la oración en sí; obvio lo del punto subjetivo del artista; ñoño lo de empeñarse en lo que el autor quiere expresar, esto no es conceptualismo, y sí, hay fronteras bien marcadas, que pueden rebasarse con herramientas de las que usted carece, aunque se acerca. Una pista: ¿cómo se define “obra de arte”? si lo contesta tendrá la llave para argumentar bien lo que ha intentado expresar pero no sabe qué es…diviértase.

      Me gusta

  4. Alicia Carriel dice:

    Me encanto este articulo aun cuando soy una “simple mortal” pues tengo el agrado de conocer un poquito el trabajo de un par de buenos amigos pintores que reflejan en sus obras no solo aquello que puede apreciarse a simple vista, no, ellos casptan un poco el alma de aquello o de quienes pintan. Esto lo convierte en un proceso con resultado unico y extraordinario a mi humilde modo de ver. Gracias y exitos totales

    Me gusta

    1. Miguel Ángel. dice:

      Hola Alicia, creo que has tocado un aspecto muy importante con lo de transmitir aquello que no se ve pero que está ahí, estoy de acuerdo. Gracias por comentar, yo también soy un simple mortal, y me gusta dialogar con todos aquellos que aporten algo constructivo.

      Me gusta

  5. yo si comparto la frase de Goethe, si pinto a mi perro exactamente como lo ve todo el mundo , en realidad no pretendo nada más que a mi perro lo reconozca todo el mundo .., no hacer otra cosa que lo que todo el mundo ve

    Me gusta

    1. Miguel Ángel. dice:

      Hola Golucho. Entiendo tu punto de vista, sobre todo viniendo de uno de los pintores más personales de la figuración actual, con una visión sobre la realidad única y fascinante. Sin embargo, también me parecen fascinantes aquellos pintores que son capaces de atrapar esa esencia de las cosas que, aunque “todos ven”(de manera más o menos consciente), muy pocos son capaces de transmitir. Me refiero a eso que siento cuando miro a los ojos al Sebastián de Morra de Velazquez. Casi puedo sentir su alma; me parece ver al bufón tal y como lo veían sus contemporáneos, y que es absolutamente Sebastián de Morra y al mismo tiempo absolutamente Velázquez.

      Me gusta

  6. jonh dice:

    Uff. Que paciencia tienes para analizar y encasillar. Por que dejas detrás el talento para realizar la obra que encabeza todo. ¿O eso no vale? Tu escrito es más abstracto que si el perro de goethe o el tuyo lo pintase pollock. Ufff que ganas de comerse el coco. Te has lúcido hijo…

    Me gusta

  7. Gina Rodas dice:

    Alguien arriba concluía grosso modo que la pintura realista no ofrece nada en materia de expresión artística, y coincido con él. El texto soporta la idea de que a pesar de lo ‘realista’ o ‘fiel al modelo’ que pueda ser una reproducción pictórica siempre ira impreso el sello del autor -que vendría siendo el conjunto se subjetividades y decisiones que subyacen en la creación pictórica- por que en su intento de reproducir ‘eso que está viendo’ los resultados serán distintos (nunca se podrá llegar a la realidad). Creo que es un argumento débil frente a las carencias creativas que confronta una pintura realista y es que toda obra debería soportar una interpretación del autor. Un ejemplo, se dice que el hiperrealismo nació como una tendencia pictórica en los 60’s en Estados Unidos. Un poco antes se escuchó en labios de Salvador Dalí comentar que su obra era ‘pintura hiperrealista’, lo cierto es que esa denominación operaba más como un ideal de belleza de su pintura (paranoia crítica) que como un aspecto técnico: “Visibilizar los engaños de la percepción”. Por esto, las obras de Dalí eran hiperrealistas en su tiempo, y no sería raro que la escena pictórica de EUA se haya apropiado de este concepto durante la visita de Dalí a New York.
    Básicamente que hace el foto realismo? Una pintura cuyo resultado viene de una observación audaz pero ingenua de la realidad de pobres niveles de interpretación. Las diferencias y sutilezas que pueda tener una pintura realista, son tan menores como hacer varias veces una foto de una ventana con diferentes filtros de color, cambia, y aún sigue siendo la misma foto. Gauguin y Van gogh también tenían el ideal de pintar la realidad, va uno a ver, y que diferencia de cuadros. En ese sentido creo que el realismo pictórico es aburrido y de escasos efectos artísticos y puede estar pasando por las mismas carencias creativas que el arte contemporáneo que aburre más con menos o como una cuadro hiperrealista que aburre más con más.

    Me gusta

    1. Miguel Angel dice:

      El realismo, al igual que el impresionismo, el expresionismo o la abstracción, no es más que un medio, o si lo prefieres un lenguaje, que utiliza el artista para expresar su idea. Deja de mirar el dedo y fíjate un poco más en lo que está señalando.

      Me gusta

  8. nani boronat dice:

    La fotografia ofrece siempre una realidad distorsionada , y eso canta siempre cuando se copia e fotografía , al menos cuando se obtiene el dibujo de la fotografia. Algo muy distinto esusar usar la foto com oherramienta para llevarse el paisaje al estudio . la mirada de la cámara no corresponde con la mirada natural del ojo humano . a foto viene muy bien para evitar al modelo el soportar los largas sesiones de posado. Si algo hace espexial y valiosa la pintura de López es precisamente su componente 100% natural , sin aditivos ni conservantes.

    Me gusta

  9. Miguel Angel dice:

    Por cierto, y ya que veo que mucha gente cae en el mismo error, me gustaría señalar que el realismo que se hace hoy día en España, por ejemplo, no nace del movimiento hiperrealista o fotorrealista americano de los años 60 y 70, de hecho tiene muy poco que ver con él, excepto en algunas excepciones. Hoy en día el realismo español es tremendamente variado y gran parte de él podría considerarse la versión contemporánea de una tradición pictórica que bebe de referentes como Velázquez y en cierto sentido se remonta a los clásicos griegos e incluso a Altamira.

    Me gusta

    1. gina rodas dice:

      Como se involucra Altamira con el realismo español ?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s