Ganador Figurativas 2017

English version click here.

RubberOne26inby30inoilonaluminumpanel72dpidpi

En esta obra, el pintor norteamericano David Eichenberg se aleja de su retrato habitual. Apenas muestra rasgos faciales o de la piel, pero continua siendo rico en texturas, detalles y cargado de un abundante simbolismo. Mejor descrita como una moderna Pietà, se trata de una mujer en traje de látex rojo que, con extrema ternura, sostiene a un hombre en traje negro similar y que usa una máscara inflable de látex, un material fetish usado para la restricción y la privación sensorial, en particular entre los entusiastas del sadomasoquismo.

Rubber One aborda tabúes con respecto a la represión sexual y a las visiones puritanas dentro de la cultura estadounidense. Es una reacción desafiante hacia los medios de comunicación social como Facebook- que tienen un triste récord en censurar a los artistas por mostrar desnudos en obras de arte, pero en cambio sí permiten imágenes de guerra, violencia y crueldad. Pintado como una pieza para una exposición o para un museo – en comparación con otros trabajos pensados para el mercado o para coleccionistas – Eichenberg pidió por encargo la creación del outfit que visten los personajes para crear esta obra. La pareja que posó (Aimee y Eric que, por cierto, no están interesados en el sadomasoquismo) se divirtieron mucho al vestirse, usando copiosas cantidades de talco para poder encajar sus cuerpos en los trajes herméticos mientras sudaban profusamente.

DSC_1587

Todo en esta pintura tiene un significado. El suelo de tablero de ajedrez es un elemento evocador de las iglesias europeas y simboliza la influencia continuada del dogma religioso en nuestro pensamiento actual. Contrapone firmemente la pared verde plana, un color que Eichenberg describe como “verde institucional”, y que nos recuerda a los muros de la vieja escuela y a los entornos fríos de las prisiones. Es el color de las narraciones falsas y  de las reglas ásperas que representan “la manera en que las cosas tienen que ser.” El mueble blanco y astillado no sólo equilibra la composición descentrada sino que aporta un toque aflictivo, simbolizando la idea que uno debe estar avergonzado de su cuerpo y que el sexo no es para el placer. Es una metáfora del vestirse de la sociedad (juego de palabras) que nos cubre y esconde nuestro ser más íntimo. Esta pintura explora las costumbres sexuales de una manera confrontacional pero novedosa.

DSC_2088

Mirando las figuras despersonalizadas, no vemos ningún acto sexual, ni erección, ni erotismo curvilíneo, ni placer carnal, ni gestos lascivos. A pesar de que su incómoda y tensada postura todavía logra sugerir un sentido de compasión y amor, las figuras están vestidas con trajes de goma que reducen las sensaciones físicas, desensibilizándolas unas de otras y deshumanizándolas para nosotros, los espectadores. El hombre lleva una máscara inflable que refleja el halo del sufrimiento del Cristo de la Pietà, un artefacto de privación sensorial que lo hace sordo y ciego. La única piel desnuda visible (además de los agujeros de la boca y del ojo) es la mano de la mujer que tiernamente sostiene la cabeza del hombre. El único pezón visible es el vástago de la válvula en la parte superior de la máscara-globo, otro sardónico símbolo de la naturaleza represiva de los sistemas de valores sociales en relación con la desnudez.

19749409_10213957828444812_746417656_o

Al acabar la obra, David Eichenberg ya contaba con que la elección de este tema resultaría sorprendente, quizá incluso repeliera a muchos de sus seguidores, pero se mantuvo firme en su elección, una elección que finalmente le ha merecido el premio de Figurativas 2017. Ser  artista es ser capaz de aceptar el rechazo, de asumir riesgos siguiendo la visión interna y expresar un mensaje personal. No se trata de ganar un concurso de popularidad, a pesar del anhelo natural del artista por la aprobación. Se necesita coraje para invertir tanto tiempo y esfuerzo en una obra sin saber su destino, pero Eichenberg siente que el esfuerzo se justifica precisamente porque hay una reacción dentro del silencio ensordecedor de la no reacción. Aún así,  cuando publicó el cuadro acabado en Facebook, obtuvo un escaso 45 ‘me gusta’, en lugar de los centenares que normalmente suelen tener sus otros trabajos. Eichenberg afirma lacónicamente: “Las reacciones han sido extrañas”. ¿Por qué algo visualmente no sexual es al mismo tiempo inexplicablemente inquietante y extrañamente fascinante?. Rubber One se siente como un espejo, sostenido frente a nuestras caras, diciéndonos que tal vez examinemos antes nuestra respuesta, ya que podría enseñarnos algo sobre nosotros mismos.

DSC_2219

Esta pieza no sólo está exquisitamente pintada, sino que curiosamente suscita preguntas con respecto a nuestras reacciones personales con ella. Será fascinante tener esta pieza expuesta en el Museo, o en cualquier otro lugar público, y ver la reacción de los espectadores frente a ella. Uno sólo puede mirar abiertamente a esta pintura si está dispuesto a mirar dentro de uno mismo y examinar las propias reacciones primitivas. ¿Por qué esta pintura hace que los espectadores se alejen? ¿Qué hace a las personas reacias a reaccionar a ella en las redes sociales? Tal vez Eichenberg ha tocado un nervio sensible al presentarnos una imagen que hace una pregunta cruda y difícil. Su contenido simbólico es definitivamente un tema importante para discutir en el mundo actual, en el que las imágenes sobre la sexualidad y la desnudez se consideran más impactantes y escandalosas que las de brutalidad, hambre y destrucción. No se trata de un concepto físico o del sexo; se trata de nuestra conciencia, la conciencia que rodea nuestra comprensión del pecado.

19749630_10213957806204256_624579094_o

En cuanto a la técnica, el mentor de Eichenberg dijo una vez: “No hay secretos”. Lo que significa que los artistas que logran cierto nivel de habilidad dejan de competir entre sí, y en su lugar compiten contra ellos mismos. Eichenberg dice: “Estamos todos juntos”. Así que, una vez comprendido los principios del “cómo” de sus habilidades, pasó al “qué” y al “por qué” del tema subjetivo. Continuará esa línea con la esperanza de crear su propia marca y probarse a sí mismo. Preguntándole qué significa para él el éxito en el mundo del arte, pensó por un momento y dijo: “Es muy difícil equilibrar y averiguar qué es el éxito para cada uno. Pero ganarse la vida es una forma importante de validación”.

1716
David Eichenberg. Obra seleccionada en Figurativas 2015.

Recordamos que David Eichenberg, fue seleccionado en la anterior convocatoria del concurso Figurativas, en 2015, por su obra “Devan and Afghan”. ¡Hoy es el ganador de Figurativas 2017!

Agradecemos el artículo a Lorena Kloosterboer y a David Eichenberg por su colaboración. Para leer el artículo completo entra en poetsandartists.com

19749631_10213957797604041_695056637_o

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. No me gusta, pero acepto totalmente la justificación que la hizo merecedora del premio. Felicitaciones al artista.

    Le gusta a 1 persona

  2. Maria Alicia dice:

    Excelente! Muy buena elección ,la justificación teórica es impecable,además es inspirador para los que pintamos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s